miércoles, 4 de abril de 2012

Don't let the City Destroy Us

Me encantan los fines de semana largos. Usualmente duermo hasta que me es imposible (como hasta las 2 p.m. o así). Pero no el puente pasado, porque fue al pueblito de-tres-calles-en-medio-de-la-nada en el que creció mi mamá. No había ido desde ya bastante tiempo y (aunque aún no era primavera del todo) las flores y el verdor y la comida (oh sí la deliciosa comida) son incluso más geniales de lo que recordaba. Nada que ver con la Ciudad de México. Les dejo unas fotos. Recuerden que no soy fotógrafa (yo no le hago a eso) así que no me juzguen ¿eh?

I love long weekends. Usually I sleep until it's impossible (like 2 p.m. or so). But not the last long weekend 'cause I went to the 3-streets-in-the-middle-of-nowhere small town where my mom grew up. I hadn't gone for a long time and (even though it wasn't fully spring time yet) all the flowers and green and food (oh, yes, delicious food) was even more awesome than I remembered. Nothing to do with mexico City. I leave you some photos. Remember I am not a photographer (I don't do that) so don't judge me so harsh, hum?




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada